mazo, cartera y factura
General

Preguntas y conceptos clave sobre los concursos de acreedores

La quiebra. La insolvencia. No poder pagar. Quizás estemos hablando de la peor de las pesadillas para cualquier empresario. ¿Qué hacer para poder revertir la situación? ¿Cómo proceder en una situación tan dramática? Es aquí donde entran en juego los conocidos como concursos de acreedores. Un procedimiento, válido tanto para personas jurídicas como físicas, al que rodean muchos tecnicismos jurídicos. Por eso, en este artículo de Heras Abogados trataremos de aclarar las dudas más comunes sobre estos concursos y responder ciertas preguntas fundamentales para comprenderlos.

Definición de concurso de acreedores

Empecemos por lo básico. Es decir, estableciendo qué son los concursos de acreedores y su relevancia dentro del derecho mercantil. Los concursos de acreedores, por definición, son procedimientos legales que nacen cuando una persona jurídica o física no pueden hacer frente a los pagos que tienen pendientes. O sea, es un mecanismo al que se acoge cualquier persona, empresa o autónomo al declararse insolvente por el cual un juez asigna un administrador concursal que tendrá la misión de acordar los pagos pendientes con los adeudados.

Este recurso jurídico ha ganado popularidad durante los últimos años. A ello han contribuido la crisis económica del 2008, que se llevó por delante muchísimas empresas en España. De hecho, como podemos ver en la imagen inferior con datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), durante todo el año 2006 se rondaron las 1.000 quiebras, mientras que solo en el primer trimestre de 2013 se rozaron las 3.000.

Parecía que, tras ir paliando poco a poco los efectos de la crisis de 2008, este término tan manido para abogados mercantiles y empresarios iba a ir perdiendo notoriedad. Nada más lejos de la realidad, ya que la COVID-19 ha bajado la persiana de numerosos negocios y hará que muchos otros también se vean obligados a ello próximamente. El mejor reflejo es la subida que se muestra en la gráfica superior durante los últimos tres trimestres del 2020, donde el número quiebras y procedimientos concursales se situó en niveles de 2013.

Las fases de los concursos de acreedores

Volviendo al concepto desde el punto de vista jurídico, el concurso de acreedores es un recurso al que se aferran las empresas. En esa línea, despachos de abogados como Heras ofrecen sus servicios, ya que contamos con la experiencia y los conocimientos necesarios para desenvolvernos en esta clase de procedimientos monitorios. Son mecanismos complejos en los que pueden incidir múltiples factores y que se componen de fases y procesos que hay que controlar. De hecho, estas son las fases en los concursos de acreedores:

  1. La fase común en la que el administrador concursal establece activos y pasivos y se clasifican las deudas.
  2. La fase de convenio, por la que a través del convenio concursal se acuerda el pago de la deuda voluntariamente por parte del concursado a los acreedores según la Ley Concursal y el Código Civil.
  3. En caso de no alcanzarse el convenio concursal, se pasará a la tercera, que es la fase de liquidación. Ésta se trata de una solución subsidiaria del concurso por la que se incorporan bienes y derechos patrimoniales del concursado para preparar y cumplir con el plan de liquidación.

Los tipos de concursos que existen actualmente

A su vez, tras comentar las fases típicas de estos procedimientos tan habituales en el mundo del derecho mercantil, vamos con los tipos de concursos de acreedores que existen. Siguiendo lo que establece la Ley Concursal (Ley 22/2003 del 9 de julio), existen tres modalidades de concurso:

  • El concurso de acreedores ordinario, que es, como su propio nombre indica, el básico para el que está redactada la citada Ley Concursal.
  • El concurso abreviado, que se trata de una versión más agilizada del concurso de acreedores ordinario con el objetivo de acelerar todos los procesos.
  • El concurso de acreedores de Especial Trascendencia, que se cataloga de tal manera cuando exista interés público porque implica grandes volúmenes económicos y/o mucha repercusión por otras razones.

Además, al hablar de clases de concursos de acreedores, cabe destacar también que dependerá de quién los inste. Es decir, algunos concursos serán voluntarios y otros necesarios, en función de si se solicitan por parte de la persona física o jurídica o si se declaran así de forma obligatoria y necesaria.  

bolsa mano y flecha

¿Cómo saber si una empresa está en concurso de acreedores?

Otra de las preguntas más habituales al hablar de los concursos de acreedores y de las búsquedas relacionadas más populares en Internet es esta. Y no es raro, ya que conocer la solvencia económica de una empresa es esencial de cara a trabajar con ella. Si una compañía está acogida a un concurso es porque tiene problemas para hacer frente a sus pagos y cuenta con deudas que difícilmente puede afrontar.

Afortunadamente existe un registro de concurso de acreedores con el que podemos conocer si una empresa está en un concurso de acreedores. De hecho, la fuente más fiable es el Registro Público Concursal, donde se puede conocer qué empresas están inmersas en un procedimiento concursal o en una negociación de pasivos regulada en los artículos 560 y ss. de la Ley Concursal.  

No obstante, el Registro Público Concursal, no es el único registro de concurso de acreedores que podemos consultar. También podemos recurrir al BOE (Boletín Oficial del Estado), que ofrece mucha información detallada sobre las empresas inmersas en esta clase de procedimientos, o al B.O.R.M.E (Boletín Oficial del Registro Mercantil). Incluso, una última vía es pedir a la compañía en cuestión un certificado de solvencia para con bancos, entidades financieras, la Agencia Tributaria y/o la Seguridad Social, que tienen la potestad de emitir dichos certificados.

Lo cierto, y a modo de conclusión, es que el de los concursos de acreedores es un mundo tremendamente amplio. Tanto que podríamos seguir respondiendo a múltiples cuestiones sobre ellos en este post. Y tanto también que, para gestionarlos, como empresa o como particular, lo mejor que puedes hacer es recurrir a los servicios de abogados especialistas que te ayuden y asesoren. En Heras Abogados contamos con más de 40 años de experiencia y con un equipo de profesionales con el que te puedes poner en contacto para cualquiera que sea tu duda o problema jurídico. ¿Hablamos?

Publicaciones Similares

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *