Texto recogido para nuestros lectores en el Diario la Ley

 

 

 

La forma en la que viajamos ha evolucionado mucho en los últimos años. Se cuenta con patinetes y bicicletas eléctricas, coches de alquiler por minutos, incluso, la posibilidad de compartir tu propio coche con otras personas interesadas en el mismo trayecto para que sea más rentable. Para ello varías empresas han creado aplicaciones para que los conductores accedan al denominado carpooling, entre las que se ha tomado como ejemplo una de las más conocidas, BlaBlacar, al ser muy similares las condiciones en todas ellas.

 

Estas plataformas nacen con el objetivo de que entre el propietario del vehículo y el resto de los pasajeros no exista ánimo de lucro al no darse un beneficio económico, sino una división de los gastos (gasolina, peaje, mantenimiento, seguros, impuestos, etc.). Se establece que el ocupante debe abonar 0,6 euros por kilómetro, por lo que hay límites cuantitativos para evitar que el conductor del vehículo obtenga alguna contraprestación.

 

¿Qué seguros ofrecen desde la empresa?

 

Al acceder al sitio web, en la pestaña destinada a los seguros se establecen las siguientes posibilidades:

 

Contratar por el precio de 2 euros, un seguro de daños propios para el conductor (hasta 2.500 euros).

Asistencia en carretera para el conductor y los viajeros.

No optar por algún seguro adicional.

 

Seguro de daños propios

 

Se trata de un seguro al que cualquier conductor que tenga pensado publicar un viaje puede optar para completar las prestaciones ofertadas por su seguro obligatorio o voluntario de automóvil. El seguro de daños propios tiene un coste de 2 € por viaje, que será descontado del importe total que se recibe por las reservas de los pasajeros, antes de que se haya realizado el viaje.

 

Para poder renunciar a este seguro, es necesario que el conductor, antes de la salida, lo confirme mediante el enlace que se envía a su email. Por lo tanto, es relativamente opcional, puesto que es necesaria la confirmación expresa a la renuncia.

 

¿Cuándo se da la cobertura de este seguro de daños propios?

 

– Cuando se produzca un accidente de circulación o choque con otro vehículo identificado durante el recorrido.

 

– En el caso de que el conductor del vehículo asegurado fuese culpable se cubre hasta el límite de 2.500 €, tanto en caso de reparación o reposición de partes dañadas, o cuando se encuentre asegurado a todo riesgo con franquicia.

 

Por lo tanto, existen situaciones en las cuales los daños propios no van a estar cubiertos, como es en caso de incendio, explosión o rayo, daños por robo, rotura de las lunas cuando no se derive de un accidente de circulación, daños en neumáticos, riesgos de carácter extraordinario, etc. Todas estas se encuentran recogidas en las exclusiones del contrato que se firma de forma automática cuando se acepta el pago de los 2 euros.

 

Por lo que se ve este condicionado solo hace mención a los daños materiales, sin que se cite la protección en caso de posibles perjuicios personales.

 

Asistencia en carretera.

 

Se van a considerar beneficiarios tanto el conductor del vehículo como los ocupantes, siempre y cuando los mismos se encuentren registrados y hayan suscrito el viaje a través de la página web o de la aplicación. Por lo tanto, no se van a encontrar asegurados los acompañantes que no se hayan registrado, como podrán ser familiares o amigos.

 

Las situaciones en las que se va a hacer cargo la entidad aseguradora son:

 

Robo

Intento de robo del vehículo

Avería con inmovilización

Pinchazo

Accidente material

Error/Avería de combustible

Incendio

Vandalismo

 

El asegurador únicamente va a correr con los gastos del envío de medios y de mano de obra, siendo el límite máximo cubierto de 160 euros. Por lo que el asegurado se va a tener que hacer cargo de las diferentes piezas de recambio que sean necesarias, materiales, carburantes o aceites.

 

Adicionalmente, la póliza cuenta con un apartado de asistencia a las personas y garantía de llegada a destino, sin distinción entre pasajeros y conductores, cuando se produzca una inmovilización del vehículo superior a 3 horas por robo, accidente o avería durante el viaje. Se ofrecen cuatro soluciones:

 

Regresos de los pasajeros al lugar de recogida, mediante el medio de transporte que se considere más idóneo (tren, vehículo de alquiler, avión, taxi, etc.).

Continuar hasta el lugar de destino, también por el medio de transporte que se considere más idóneo en ese momento (tren, vehículo de alquiler, avión, taxi, etc.).

En aquellos casos en los que no se pueda ni regresar al punto de partida ni continuar con el viaje hasta el lugar de destino, el asegurador se va a hacer cargo de la estancia de los asegurados con unas limitaciones: en caso de que sea en España, únicamente una noche con el límite cuantitativo de 80 euros por persona y noche, y en caso de que sea en el extranjero, dos noches, con el mismo límite cuantitativo.

Cuando alguno de los pasajeros por circunstancias personales no pueda ser recogido en el punto de partida del trayecto, el asegurador se compromete o a continuar al viaje hasta el lugar de destino, por el medio de transporte que se considere más idóneo en ese momento o a asumir los gastos de estancia de dicho pasajero con los mismos límites temporales y cuantitativos antes señalados.

 

Seguro Obligatorio

 

Hay que tener en cuenta que el seguro obligatorio de automóvil siempre va a cubrir la responsabilidad civil derivada de la circulación, y por lo tanto, los pasajeros, en principio, van a tener cobertura. Por lo que siempre este tipo de pólizas van a ser complementarias al obligatorio o al voluntario, y siempre será recomendable la lectura de la póliza para evitar concurrencias y exclusiones sorpresivas.

 

Tal y como defiende la propia página de BlaBlaCar, al no catalogarse esta actividad como ánimo de lucro entre conductor y pasajeros sino, simplemente, como una manera de compartir gastos, el seguro que se tenga contratado en el vehículo deberá cubrir a todos los ocupantes. Para evitar que se puedan llegar a dar situaciones en las que pueda existir ánimo de lucro viéndose perjudicado en este caso el seguro, se establece un máximo de cuatro plazas y de aportación por vehículo.