técnicas de
growth hacking marketing
para pymes; el Growth Hacking es más sencillo de lo que parece.
Y, sí, puedes
aplicarlo a tu negocio.
No importa
cuál sea la naturaleza de éste, siempre tendrás un hueco para hacer Growth
Hacking, porque es lo que cualquier negocio necesita: crecimiento rápido, el
menor coste posible.
Todos los
negocios digitales tienen un website, y cualquier website tiene un EMBUDO DE CONVERSIÓN que se puede
dividir en tres partes:
  1. Atracción (es
    decir, traer gente a tu página web).
  2. Activar (o lo
    que es lo mismo, que los usuarios hagan algo en tu site: hacer una
    llamada, visitar una página, comprar un producto).
  3. Retener
    (fidelizar al cliente, tenerlo contento, y hacer que repita).
Entonces,
¿qué es Growth Hacking?
El
conjunto de técnicas y estrategias
que se aplican a cada parte de este
embudo con el fin de cumplir esos objetivos de atracción, activación y
retención.
Como es
natural, no puedes aplicar las mismas técnicas de Growth Hacking Marketing a
todas las partes por igual, sino que tendrás que conocer cuáles son las propias de cada etapa.
Perfil del Growth Hacker
Entonces,
¿qué es un Growth Hacker? ¿Quién puede ayudarte a hacer crecer tu negocio con
estas técnicas? ¿Es un programador? ¿Un ingeniero? ¿Tiene que venir de una
startup?
No. Nada más
lejos de la realidad.
Existe mucha
mitología alrededor del término y de la figura del Growth Hacker. Sin embargo, el
Growth Hacking tiene que ver más con el conocimiento general del marketing
digital
que con la programación.
Eso sí, por
norma, general los Growth Hacker son perfiles analíticos y creativos que
tienen como objetivo principal hacer crecer el negocio.
Desde luego,
también son muy transversales, lo que les convierte en algo muy valioso para
los pequeños y medianos negocios que no pueden costearse una agencia completa o
un equipo grande.
El Growth
Hacker se mueve con soltura en diferentes disciplinas: inbound marketing,
conversión o analítica web.
Técnicas de Growth Hacking que puedes aplicar (desde ya) a tu negocio
Ya conoces
que tu negocio tiene un embudo de conversión y que a cada parte de este
embudo hay que aplicar técnicas diferentes.
También saber
cuál es el tipo de profesional con el que tienes que colaborar para
comenzar a crecer.
Ahora voy a
contarte algunas de las principales técnicas de Growth Hacking Marketing puedes
empezar a aplicar ya a tu negocio (tal vez, ya estés aplicando algunas).
Vamos allá.
1. Marketing de contenidos orientado a SEO
El marketing de contenidos es la columna vertebral del marketing digital actual. El usuario va a
realizar una búsqueda en Google y tu contenido tiene que estar preparado.
Por eso
necesitas un blog con contenido de calidad para tus usuarios, para
atraerlos, para que tengan interés en lo que ofreces.
Y para saber
lo que estos clientes potenciales quieren, tendrás que analizar sus búsquedas online para servir el contenido que realmente están
buscando.
2. Convertirse en un referente en el sector
El usuario es
exigente y no sólo eso; sino que tiene muchas opciones que elegir.
¿Por qué va a
comprar tus productos o servicios?
Es el momento
de convertirte en un referente en el sector. Algunas de las estrategias más
utilizadas son la creación de ebooks, whitepapers o la realización de
webminars.
El fin último
es el de que se te perciba, a ti o a tu empresa, como alguien que conoce en
profundidad el tema a tratar y que el cliente elija tu servicio o producto en
lugar del de la competencia.
Por eso, es
importante siempre ofrecer un contenido de calidad y visualmente
atractivo. Las infografías o el Guest Blogging también son estrategias muy
efectivas.
3. Adquisición viral
¿Te suenan
empresas como Dropbox o AirBnb?
Llevan
utilizando esta técnica de Growth Hacking desde el principio de sus días y no
les ha ido nada mal.
Consiste en
incitar a los usuarios a compartir tu producto o servicio a cambio de un beneficio
para ellos.
Por ejemplo,
si invitas a un número de amigos a visitar AirBnb, obtendrás un % de descuento
para las siguientes reservas.
¿Puedes
adaptarlo a tu negocio? Adelante.
4. Publicidad digital
La publicidad
digital también está dentro de las competencias del Growth Hacker.
Actualmente,
es tal la competencia en Internet que el PPC ha dejado de ser una alternativa
para convertirse en un complemento necesario en todo plan de marketing
online
que se precie.
Particularmente,
a mí me gustan mucho los Social Ads. A través de ellos podrás alcanzar a tu
cliente ideal
y alcanzarlo no sólo a través de la segmentación
cuantitativa; sino de la cualitativa.
Piensa por
ejemplo en Facebook Ads, una de las mayores bases de datos del mundo con
gustos y preferencias de clientes potenciales para tu negocio.
¿Qué tal si
te comunicas con ellos?
5. Email marketing
Pese a que
parezca lo contrario. El email marketing es una de las técnicas más potentes de
las que dispones para comunicarte con tus clientes.
Con claros
beneficios:
  • Comunicación
    íntima, de tú a tú.
  • No es invasivo.
  • Es relevante y
    personalizado.
La clave está
en la segmentación. Segmenta todo lo que puedas a tus clientes y comunícales
sólo lo que les interesa.
De este modo
aumentarás el porcentaje de apertura de tus newsletters y, por tanto, las
posibilidades de conversión se multiplicarán.
Como ves, el
Growth Hacking Marketing no es sólo una disciplina que pueda aplicarse a
grandes empresas o startups de marcado carácter tecnológico; sino que desde hoy
mismo puedes comenzar a implementarlas en tu negocio.